FUENTE WWW.LAGLORIAODEVOTO.COM.AR

“Se me caían las lágrimas”

En su debut desde el arranque con la camiseta de Douglas, y en medio de una gran performance, Julián Dragi debió abandonar la cancha temprano ante Sportivo Las Parejas el miércoles debido a una torcedura en el tobillo, y en La Gloria o Devoto confesó lo que sintió en ese momento de angustia. Igualmente, el delantero de 21 años se mostró feliz por la vuelta  a la victoria, por las caras de felicidad que vio en el vestuario luego del triunfo agónico, y hasta se animó a vaticinar que intentará recuperarse en tiempo récord para estar presente en Corrientes el lunes ante Boca Unidos. 

Arrancó movedizo, gravitante en ataque frente a Sportivo Las Parejas el miércoles. Sin embargo, fue en pos de un balón afuera del terreno y se lesionó: “Me arrepiento muchísimo de ir a buscar esa pelota. Cuando la pelota sale después del tiro libre de Caballuci salto para ir a buscarla y ahí me doblo el tobillo”, recordó Julián Dragi, delantero de Douglas, que siguió con el relato: “Me dolía pero sabía que no iba a ser nada grave porque no sentí ruido. Gracias a dios ayer fuimos al traumatólogo y descartamos cualquier cosa grave, estoy con hielo con desinflamatorio, así que veremos qué pasa hoy en el entrenamiento. Yo quiero jugar, esa es mi realidad”.

Hasta ese momento, el ex Deportivo Riestra dio muestras de peligro en la ofensiva junto a Martínez Llanos: “Me sentí cómodo, contento, el equipo estaba compacto, me sentí bien hasta que tuve que salir. Muchos se tomaron a mal la expulsión de Beiró, que para mí está mal porque si no salía había un 90% de probabilidades de que esa jugada termine en gol. Cuando Douglas hace el gol me doy vuelta y toda la gente estaba con una sonrisa en la cara, y vamos a tratar de seguir por este camino”, indicó, y sobre la lesión amplió: “Sentí bronca, impotencia, se me caían las lágrimas, pero a la vez estaba tranquilo porque los minutos que estuve en la cancha intenté darle lo mejor para el equipo”.

Sin embargo, Dragi no minimizó la enorme victoria contra el “Lobo” en la agonía del encuentro: “El grupo está muy unido, no venimos de una buena racha. Hubo muchos abrazos, lágrimas, nos fuimos contentos a casa. Hay unión en el grupo, lo de afuera no nos importa, y demostrar que este partido lo ganamos con huevos y eso no se compara con nada”, manifestó.

Se viene Boca Unidos de Corrientes, y de estar prácticamente descartado, por su buena y rápida evolución, el atacante de 21 años se entusiasma: “Sí, estoy ilusionado, tengo ganas, yo soy un jugador que las ganas de viajar las tengo, las ganas de jugar tengo. Venimos de ganar, no puedo abandonar al equipo en este momento. Necesito estar ahí, veremos qué dice el técnico”, señaló.

Acerca de su rendimiento personal, Julián se sinceró: “Desde lo individual uno está contento, pero después la fortaleza verdadera es lo grupal, es el momento de agarrarnos de la mano. Llegué al vestuario y no dábamos más de felicidad, por suerte cortamos esa racha”, aseguró, y en el cierre se explayó de lo que piensa el grupo: “Uno siempre piensa a futuro pero hoy nos toca pensar partido tras partido. Es una categoría dura  y hay que trabajar en base a lo que planeta el rival, hay que ir partido tras partido”.


VOLVER A PRINCIPAL